Inversores de Corriente

Inversores

 

Uno de los componentes principales en un sistema de interconexión a la red, si no es que el de mayor importancia, es el inversor de energía. La mayor parte del tiempo el cliente se preocupa por la marca o el país de fabricación de los paneles al ser el componente más conocido en el sistema, sin embargo si se adquiere un panel producido en una planta del tipo Tier 1 es muy seguro que no se tendrá problemas con él durante mucho tiempo y será algo extremadamente difícil que falle.

 

Pero el inversor es en si el corazón del sistema y debido a lo compleja de su electrónica es el componente que más fácilmente puede fallar y que es más costoso de todo el equipo.

 

La energía eléctrica que usamos en todos nuestros equipos se divide en dos tipos, energía en corriente directa (DC) y energía en corriente alterna (AC). De esta manera la electricidad que nos llega a las casas, comercios, empresas e industrias de Comisión Federal de Electricidad es en corriente alterna, en varios voltajes suministrados por CFE, aunque por lo general en 110V, 220V y 480V.

 

Todos los paneles solares producen electricidad en corriente directa (DC), que le permite a los electrones viajar en una sola dirección a través del cableado, tal cual fuera un flujo de agua. En la energía alterna, los electrones se mueven hacia adelante y hacia atrás varias veces por segundo (dependiendo de la frecuencia en cada país, siendo en México 60 Hz, es decir 60 veces por segundo). Esta última, la alterna es la forma de mover energía que era más común hasta hace poco, pues con la llegada de la electrónica se ha ido cambiando esto, de manera que ya la mayoría de los aparatos que usamos ya trabajan en corriente directa y utilizan un pequeño convertidor en ocasiones llamado fuente.

 

Los inversores solares son necesarios para convertir la energía que producen los paneles en corriente directa (DC) a corriente alterna (AC), permitiendo con esto el que se pueda alimentar la red existente de electricidad. Esta interconexión que se hace con la compañía de luz permite ya sea usar en ese momento la electricidad que se esta generando en el momento, o inclusive “venderle” la energía excedente a la compañía. La enorme ventaja de este tipo de inversores es que no se requiere una inversión adicional y recurrente, ni el espacio invertido en baterías.

 

En general existen dos tipos de inversores conectados a la red:

 

Inversores centrales o de cadena

Estos equipos requieren de conectar un arreglo de paneles solares, por lo regular desde 4 paneles, en lo que se conoce como cadenas (arreglos en serie y en paralelo para alcanzar los voltajes y amperajes necesarios para que el inversor arranque y cumpla su función).

 

Al ser un solo inversor al que se conectan varios paneles suelen ser más económicos para arreglos grandes de paneles, además de que son los más comunes en el mercado por existir desde hace más tiempo.

 

La principal desventaja es que al estar los paneles conectados entre sí, cuando uno tiene alguna falla o produce menos energía que el resto, toda la serie de paneles conectados entre sí se verá afectada, tal cual pasa al fundirse un foco en una serie navideña.

 

Existen muchas marcas de inversores centrales, de entre ellas destacan ABB, SMA Sunny Boy, Fronius, Kaco, Eaton, SolarEdge entre muchos otros.

 

 

Microinversores

 

Este tipo de inversores tiene la misma función que los inversores centrales, con la gran diferencia de que convierten la energía de panel en panel, sin necesidad de hacer arreglos de ellos. De esta manera se aprovecha el máximo de energía que puede dar cada uno de los paneles de manera individual.

 

La marca más famosa de microinversores es enphase, aunque también existen muchas otras, de entre las cuales los mismos fabricantes de inversores centrales empiezan a sacar su versión de microinversor como ABB Aurora y SMA Sunny Boy microinverter.

Llámanos:
(444) 825-0838
          168-0181
 
evoluo@evoluo.mx